viernes, 28 de octubre de 2011

LUCES DE BOHEMIA

1

Hacía tiempo que no tenía dias surrealistas, pues el del ayer superó todas mis expectativas. Empezó desde que aparqué el coche y cargué con la maleta de los sueños (como diría El Ultimo de la Fila). Llegué al garito donde tenía la reunión, esperé con una cervecita a que se manifestasen los que habían dicho que si al evento del dichoso facebook. Y para mi sorpresa, tuve público. Asi que hicimos la reunión, con muchas risas,  muchas interrupciones y mucho, mucho calorrrr. Luego vino la cenita, disfrutando de la buena compañía entre las asistentas y comenzó el surrealismo...un chino, que no era chino sino vietnamita, me explicaba que su padre tenía en Hanoi un restaurante donde cocinaba paella valenciana, un madridista que no paraba de preguntar cómo habia ido la reunión, un contable convertido en restaurador se empeñaba en compartir con el resto que se lo había hecho con un travesti en la última despedida de soltero y que no acababa de entender porqué lo había hecho y la camarera andrógina completaban el cuadro. Cuadro que, siguiendo con el surrealismo, compartíamos mesa en un tablao flamenco, acompañados de  una imitación de Falete  (más delgado eso si) cantando Luces de Bohemía y poniendole ojitos al de enfrente, otra  de Juanito Valderrama y mucho, mucho, mucho humo... !Coño, ahora que he dejado de fumar!.. A estas alturas de la noche, lo de bailar unas sevillanas con la bailaora de la foto, fue lo menos surrealista.

martes, 25 de octubre de 2011

SABANAS

2

   Tengo mono de inmersión y como no puedo hacerlo en el agua, me he buscado otro mar. Más cercano y más llevadero. Llevo un par de días practicando y no se me da nada mal. 

    Tiene la profundidad suficiente, la temperatura adecuada, hay oxigeno de sobra, la corriente siempre va a mi favor, el fondo apenas tiene fauna (desde luego es lo mejor en este tipo de mares), cuenta entre su flora con un gran número de pequeños filamentos que se sitúan encima de otros organismos más complejos, agrupados de manera caprichosa, formando lo que se me antojan palabras, en un mar tan particular como el de mis sábanas impresas, donde bajo sus aguas, cada noche inicio mi viaje hacía el país de  Morfeo.
   Comienza la inmersión....

viernes, 21 de octubre de 2011

CAOS INFORMATIVO

0


   Iba a escribir sobre Baden-Baden, pero al final eso lo dejo para otro día, que por fin tengo la foto pefecta para ilustrarla. He estado hablando con una amiga de cultura africana y me he reído un montón, al parecer el waka-waka de Sakira, es en realidad una canción infantil de Camerún y  los senegales que son muy suyos, seguramente digan lo contrario. Ella, pasa con mucha facilidad del amor al oído, y de darme consejos sensatos y dármelos para perder la cabeza... No entraré en detalles, pero ha sido tan gracioso, sacar a colación al insaguine, al pijo de turno, al enfermero, al bueno, al malo, al amigo invisible de su S...Eso fue ayer, pero es que hoy he continuado con las risas, en otro ámbito, con gente que no conocía de nada, durante tres horas nada menos. Tengo demasiada información, como les he dicho, les utilizaré en los próximos meses, y para rematar he seguido riendo con unos viejos conocidos. 

   En próximas entregas iré desgranando la flora y fauna que moran mis mundos.

miércoles, 19 de octubre de 2011

111011 o SARA MONTIEL

1

   En código binario el número 111011 corresponde al número 59 en decimal, un dato sin relevancia,  .... o en mi propio código, es lo que he llamado el fenómeno Sara Montiel, o como cargarse una canción. 
   De su hit: "Fumando espero, al hombre a quien yo quiero..." ya no queda nada. Ninguna de sus frases tiene sentido ya. Ya no puedo creer en Sara Montiel, al menos desde hace una semana. Después de mi experiencia puedo decirlo, de momento con voz baja, casi susurrante, parecido al tono que usaba Sara para cantar su canción.
    Abandono las "oes" de humo que nunca supe hacer, los parches de nicotina que nunca me puse, las pastis en todas su variantes, que nunca me recetaron.   En lugar de todo eso he acudido al diván, me he aplicado una dosis de alfa, con un poco de beta, pasando por gama hasta llegar a delta, de manera escalonada eso si, disfrutando mientras tanto del paisaje.
   Un paisaje compuesto de música suave, voz sugestiva y una luz muy tenue, acompañada de una escalera imaginaria por la que ir descendiendo hasta mi subconsciente, para aparcar en él,  mi primer cigarro y todos los que vinieron detrás, para dejar la pitillera que me regaló aquel novio cacereño y el último mechero que sin darme cuenta afané. Para luego ir ascendiendo poco a poco, con una relajación total, absoluta y una extraña sensación y una pregunta: ¿ me convertiré en ladrona de joyas como Woody Allen en La Maldición del Escorpión de Jade?.... En los próximos meses lo sabré. Mientras tanto solo puedo decir, gracias, L.