jueves, 26 de abril de 2018

EVERYTHING NOW

0



   El martes asistí al concierto de Arcade Fire, fue alucinante sentir la energía que desprendían en cada una de las canciones. El juego de luces y el improvisado ring donde se subieron y bajaron en más de una ocasión hizo el resto.

   Y con la canción Everything Now tuve una epifanía (me encanta esta palabra). ¡Todo ahora mismo!  La palabra Now se quedó flotando a mi alrededor. Hay tantas circunstancias que sólo pueden ser AHORA en mi vida que me cuesta acostumbrarme a ellas. Cualquiera de las frases hechas que me digan me suenan vacías. 

miércoles, 11 de abril de 2018

EL CAMINO

0



No hay violencia peor que la que se disfraza de parentesco o amistad: pequeños gestos, frases sin alzar la voz. Tener una espada en la mano o incluso un arma no te hace peligroso, ni te define como persona propensa a la violencia.

Hay otros tipos de violencia más a mano: las que se escuda en la cercanía, que llegan de tu círculo más próximo: una palabra o un gesto puede herir mucho más profundo que el filo de una espada ropera o la fuerza del impacto de casquillo estriado (véase cualquier serie de tv).

La protección de este tipo de ataques es más fácil, suele darse en circunstancia extremas: ¿quien se enfrenta en estos días a una espada salvo que sea en clases de esgrima por ejemplo? O ¿a la presencia de un arma? (a no ser que seas un malote) …. afortunadamente no estamos en un país donde las armas se compran en cualquier sitio.

 En cambio esas violencia domésticas, esos pequeños terremotos que nos sacuden todos los hemos sufrido. Se da la circunstancia que además suelen ser más visibles cuando la muerte acecha en el entorno familiar. 

De repente volvemos a ser como nuestros antepasados, donde el instinto de supervivencia dictaba sus pasos. Y nos convertimos en personas toscas, carentes de empatía, preparadas únicamente para el ataque: en ocasiones como respuesta defensiva y en otros como respuesta a carencias personales. En cualquier de ambas opciones el atisbo de racionalidad desaparece, la conversación se vuelve insulto, las palabras aumentan de tamaño al subir el tono de la voz y el corazón bombea rápido para seguir el ritmo de la trifulca que acaba de iniciarse. 

No hay nada más deshonesto que no respetar la voluntad de las personas, en concreto las últimas voluntades, cuando se han manifestado en vida por activa y por pasiva y usando las herramientas legales a su alcance. Hacer oídos sordos a una declaración así es irrespetuoso.

No se si es liberador o no saber que tu muerte está próxima, probablemente dependa de cómo amanezcas y de cómo tus recuerdos se muevan en tu cabeza. No se si te da la fuerza necesaria para hacer el tránsito con ejemplaridad  o simplemente igual que has nacido te vas: con dificultad al respirar, los ojos muy abiertos y sorprendido del milagro de vida en toda su extensión.  






martes, 6 de marzo de 2018

DIEZ GRADOS

0




El olor se hacía insoportable, llevaba horas con la careta puesta. El peto mantenía sus senos apretados, el tórax a cubierto y el sonido del corazón amortiguado. La posición exigía de una concentración continúa y sus pies, algo anárquicos, sólo la lograban después de horas de asalto.


Durante su formación la habían entrenado para ese escenario, le habían explicado cuales debían ser las zonas a evitar y los puntos  que debía proteger. Y por supuesto las líneas de ataque, las que provocaban heridas leves y las otras.

En las manos unos guantes para evitar que el sudor tomase las riendas. Y en la prolongación de su muñeca derecha la espada, para más señas una ropera. Todo estaba listo, el juego de rol comenzaba.


jueves, 1 de febrero de 2018

NUEVAS PROFESIONES

0

¿Quien sabe si profesiones así no existirán en un futuro? 

TRONCOS

Cuando el asfalto llegó a la naturaleza nos hicimos necesarios. Empezamos cerca de aquí, con los árboles adyacentes a los límites del parque que fueron los primeros en sufrir el síndrome del estrés asfáltico, así lo definimos. Trabajábamos con las raíces profundas, las que más necesitaban nuestros cuidados, la falta de espacio y oxigeno las había retorcido; con mimo y mucha pericia íbamos deshaciendo sus nudos. Agua, calor y tacto eran nuestras técnicas, sin dejar de mencionar el equipo especial para trabajar en esas circunstancias.
 Hendricks proponía una manipulación genética y tratamientos hormonales para encoger nuestros cuerpos en un plazo relativamente rápido, pero no nos convenció. Acudimos a los clásicos, libros como El increíble hombre menguante, o de Alicia en el país de las maravillas, nos dieron la clave. Trabajamos meses en la solución adecuada. El grado de acidez de las hojas de abedul resultó ser la justa para la conversión por vía oral o aérea.
Ahora éramos más eficientes. Tuvimos que formar a muchos que como nosotros estaban dispuestos a variar su tamaño en pro de unos árboles libres. ¡Tan necesarios para regenerar el poco oxígeno con el que ya disponíamos!
Algunos plátanos de paseo se quejaron del trato que recibían, querían más mantenimiento, no dábamos abasto. Los arces reclamaban más espacio, las melias del Planetario querían llegar a la luna y pedían más abono para alcanzarla. Los sauces de la Casa de Campo, más llorones que nunca, requerían atención para sus raíces, el agua tratada del lago las estaba pudriendo.
Evolucionamos: nos convertimos en cirujanos de raíces. Con sumo cuidado hacíamos un molde de la raíz dañada y luego la trabajamos en el taller, las nuevas impresoras 3D nos permitían una reproducción exacta. Para evitar el rechazo en el árbol receptor buscábamos de la misma especie  con raíces sanas y les hacíamos un pequeño corte del que obteníamos el serrín necesario para que la impresora trabajara.
Nos trataron de locos, de insensatos, a pesar de conseguir preservar un buen número de árboles y de arbustos en esta ciudad. Tantos nos involucramos que muchos desarrollamos raíces propias, una nueva forma de injerto se había producido de tanto estar en contacto con ese medio. Algunos de nosotros nos quedamos plantamos durante meses, con el mismo síndrome del paciente. Se tardaron años en que nuestra profesión fuese reconocida.



martes, 30 de enero de 2018

EL FUTURO YA ESTA AQUI

0


Pensé que tardaría en hacer mía esta frase. Ha sido más pronto de lo que esperaba y a las pruebas me remito...
No hay nada como comprarte una casa y ponerme a buscar lámparas para descubrirlo. Entre la sostenibilidad del planeta (léase foco o lámpara de led) y el futuro hay un paso y se llama bluetooth…
¡Sí, señores y señoras del jurado! ¡Lo que acaban de escuchar! ¡Bluetooth!
¡A través de mi móvil, descargando una aplicación puedo elegir y cambiar la luz de la habitación! Puede elegir desde el azul isla del Caribe, hasta el amarillo puesta de sol, pasando por el verde hierba recién segada... y encima a un precio más que razonable!


¡Aluciflipante! 😊 y ésta también es una palabra el futuro, aunque me gusta bastante menos que mi nuevo led 💡

martes, 23 de enero de 2018

MAPAS

0

MAPAS

    Las puertas de mi armario están empapeladas con mapas. Todos los días al levantarme tengo el mundo a mis pies.  Hasta que una mañana compruebo ¡que un país se ha movido! Me acerco con algo de temor y sorpresa. Descubro que Japón ha decidido pasarse al Atlántico. Por la mañana les dejo anexionándose a España, al mediodía vuelven a ser una isla, un más de las Azores y por la noche ha tomado de nuevo su lugar. Con una salvedad:Han izado una gran bandera, que lejos de tener el sol naciente, parece shôdo.. Me acerco y no soy capaz de saber qué pone. Con una lupa consigo leer: "Siempre hay una historia en lo más cercano"




jueves, 21 de diciembre de 2017

PERDER EL NORTE

0



   Y para acabar este año que ha sido tan intenso y tan nefasto a la vez. Un poco de humor...que siempre ayuda.


MEMORIAS DE UN MAGO 

¡Fuimos los Reyes! Durante siglos no tuvimos competencia, año tras año nos consideraron únicos ¡los mejores magos! Y no exagero un ápice.
Hasta que esa compañía lo cambió todo, empezó tímidamente en Boston, luego llegó a San Francisco y Chicago... la carne de reno fue la responsable, la comercializaron hasta la saciedad. ¿Cuándo cambió todo? En Diciembre de 1926 un golpe de efecto truncó nuestro destino  ¡Como iba a olvidar a esos  renos de nariz roja!
La empresa se unió a los almacenes más famosos de Estados Unidos y la campaña de marketing navideña fue feroz. Perdimos el Norte, se lo tuvimos que dejar al gordinflón de Santa Claus y a sus estúpidos bichos, a nosotros nos quedaría en exclusiva la Estrella de Oriente.