lunes, 27 de junio de 2011

THAI

3

   Asi se llamaba, la variedad de marihuana que me vendieron en uno de los miles de coffee shop que hay en Amsterdam, y como buen turista, me lo fumé. El sitio  en concreto: http://thebulldog.com/cafes/palace. El suministrador o vendedor, nos aconsejó que probaramos esa variedad.- Es suave- nos dijo enseñando los dientes, riéndose a mandibula batiente. Luego comprobamos el motivo. Sentaditos en una de las terrazas, al lado del canal, fumamos.

   La falta de costumbre es lo que tiene y  en el minuto uno, ya no sentía las piernas, en el minuto dos, me parecía estar en una playa, en el minuto tres, mis palabras salían con dificultad, en el minuto cuatro, me parecía conocer a todo el mundo, en el cinco con un globo considerable, mi cuerpo se balanceaba sin poder controlarlo, de repente descubrí que hacía una noche estupenda (a pesar de ver a la gente abrigada hasta los orejas), luego me fijé en mi acompañante, y ahí todas las sensaciones de las que estaba disfrutando, desaparecieron.. Estaba fatal. No es que yo estuviera mejor, pero uno de los dos tenía que volver a tener los sentidos alerta. Me asusté, vaya si me asusté, me imaginé cayéndonos por uno de los canales, me imaginé arrastrando su cuerpo hasta el hotel, me imaginé al calvo que nos la vendió llamándonos pardillos en perfecto holandés y riéndose cual Joker. Me pidió que le trajese una botella de agua... y yo pensando: !!Si no siento las piernas!! . Me hice la valiente. El camino desde la terraza al bar, para pedir, fue toda una aventura, mis pies flotaban, los tres escalones, se me antojaron una ristra de escaleras mecánicas.... y como todo no iba a ser malo, pedía la botella en un inglés excelente, que sólo falto al camarero darme la enhorabuena por mi dicción.
   Con la botella en la mano, volví con mi acompañante que seguía fatal. Poco a poco, fue recuperando el color y con mucho cuidado, nos fuimos en busca del autobus que nos llevaría al hotel, la estación parecía enorme (que lo es, desde luego), al final, lo perdimos, nuestra velocidad y reflejos iban lentos. Nos fuimos en un rally-taxi, porque a pesar del globo, si que pude ver que ibamos a 90 km por la ciudad, en circunstancias normales me hubiera asustado mucho más, pero en el estado que estaba me pareció estar disfrutado de un viaje interestelar.
   Conclusión: Las drogas no son buenas.

jueves, 16 de junio de 2011

TU PERDICION

3

   Todo empezó como un juego. Dos mentes inquietas tramando ideas. Primero fueron unos timidos apuntes en una libreta, luego un par de dibujos, apenas esbozados y más tarde ELLA hizo su aparición y todo cobró sentido. Bajo su forma, sugerente de por sí, se fraguó lo que hoy, se conoce en el sector como el Imperio de los Sentidos.

   Así eran como aparecían en google, al buscar sus nombres, una pequeña reseña de su historia empresarial que no ofrecía muchas pistas de lo que era su actividad, aderezada con una pizca de misterio que tanto les gustaba.

   De eso han pasado dos años. Dos años acompañadas de una maleta, un pequeño biombo y muchas risas. Hoy les entregan el premio a las emprendedoras del año.

martes, 14 de junio de 2011

martes, 7 de junio de 2011

RH

1

   Cuando has nacido aqui y te marchas lejos, los otros cielos parecen tan pobres, tan falsos, como los que están pintados en los decorados de los teatros.  ¿Te gusta la frase?
- ¿Es tuya?
- No, y aunque razón no le falta, hoy este cielo dice lo contrario- contestó mientras recogía piedras en la playa.  Por cierto  ¿dime que lees?
-  Pues....
- !Exacto! Eso mismo es lo que quiero que se lea. Dos palabras, dos iniciales que encierran un trabajo minucioso, laborioso, hecho de vivencias como la de cada una de esas piedras que las forman, divertido también, original, diferente, ecológico... que se yo...- y siguió recogiendo piedras.