lunes, 21 de febrero de 2011

jueves, 17 de febrero de 2011

CONTRA LA TRISTEZA, PILDORAS DE HUMOR

2

   Ocho de la tarde, en una terraza en Ruzafa, sobre la mesa varias cañas vacías.
- mari, mari, yo a ti te conozco
- ¿Eva querrás decir? Lo veo difícil, no soy de aquí, pero puede ser
- Que si mari, que si, que yo te conozco. Tu cara me suena un montón. A ver… déjame que te mire.
- Hija no sé, ¿has ido a una notaría últimamente?
- No, mari.Pero te conozco. Déjame que piense.
- Piensa, piensa, como no seas del pueblo de mis padres…
- No, no de eso no, mari
   Andrea, el camarero se presenta con más cañas.
- Ya está, ya sé de que te conozco, mari. Yo a ti te he depilado.
   Cara de sorpresa, de flipe, monologo interior: ¿dónde estará la cámara? ¿será verdad? ¿y si me ha depilado, dónde? Ostris! ¿se acuerda de mi cara?,¿de mis piernas? o peor aún ¿de mis pelos?
   De fondo oigo:
-Si, si, mari fue en el año 2… , yo acababa de entrar a trabajar, y te trajo “x” y nos presentó y estuvimos hablando de ……
   -Andrea, una birra, per favore. Questo é surreale

martes, 15 de febrero de 2011

VUELTA AL COLE

2

- Buenas tardes, ¿el examen de la uned?
- No tengo ni idea, pregunta en secretaria, pero rápido que van a cerrar.
Toc, toc
- Buenas tardes, ¿el examen de la uned?
- ¿Hoy? ¿Aquí?
- Si, si, mira lo que dice aquí-enseño el papel con la hora, día y lugar.
- Uy, hija, no sabemos nada, pregunta en el decanato, pero rápido que van a cerrar.
Cual conejo blanco de Alicia, voy corriendo al decanato.
Toc, toc
- Buenas, vengo de secretaria y me han dicho que pregunte aquí: ¿El examen de la uned?
- Fulanita que lleva este tema se ha ido, espera que llamo a otra.
Entra por la puerta una funcionaria con las bolsas de mercadona.
- Fulanita, ¿tu sabes algo de esto?-mientras cuelga el teléfono.
- Esto..., a ver, déjame ver el papel. Pues no creo que sea aquí, ¿eh? Seguramente sea en la casa de la Misericordia (menudo nombrecito), aunque ponga Facultad de Filología. Vete allí y que te digan.
   Cruzo la ciudad en hora punta, convirtiéndome en una macarra más de esta ciudad.
   Llego, aparcó milagrosamente en la puerta y corre que te corre voy a información.
-Perdona ¿el examen de la uned?
-En la capilla- me contesta sin mirarme siquiera. Está al lado de la garita de los guardias.
   De nuevo, corriendo aparezco en la capilla, me escanean y me dan mi examen, comienza la aventura.
   A mi alrededor cientos de personas haciendo sus exámenes, me paró a observar al personal, descubro un señor trajeado, con un código civil en la mesa (deduzco, hábilmente que su examen es de derecho) mirándose sospechosamente una mano, ¡Dios! ¡Increíble, tiene una chuleta!.Sonrío sin poderlo remediar.
   Hago mi examen, lo entregó y salgo sorprendida de la cantidad de gente que hay en una capilla, un lunes.



lunes, 14 de febrero de 2011

CANCION TRISTE

1




Hace tiempo me propusieron escribir una canción, me ha salido una muy triste, confío en que la música la mejore.

Rota por dentro me siento,
necesito ese calor que no tengo.

Rota por dos mitades,
una la mia, con tristeza infinita
otra la suya, con la palabra no dicha,
sólo escrita.

Rota por tres mitades,
una real,
otra vivencial
y la tercera, virtual.

Rota por cuatro mitades,
la del pasado,
la del presente,
la del futuro
y la cuarta, la del reloj suizo,
comprado a plazos.

Rota estoy por dentro,
necesito ese calor que no tengo.

jueves, 10 de febrero de 2011

OJOS VERDES

2

Esta historia la escribí hace tiempo y vuelvo a ella por que me cuesta respirar, me cuesta  entender, me cuesta andar.... Ahí va:
   Sonó el despertador, me levanté con dificultad como todos los días, desayuné y me duché pensando con quién había pasado la noche, me arreglé y salí de casa dispuesta como dicen los anuncios de cereales, a  "empezar el día con energía"; procedí a bajar los tres escalones que separan mi casa de la realidad y justo en el momento en que ponía el pie en el último escalón, ocurrió la metamorfosis: el suelo pasó a  ser una superficie gelatinosa y mis pies mantequilla tratando de mantener el equilibrio, mis neuronas locas, procurando razonar el sin sentido de aquello que mis ojos y mi tacto daban fe.
   Avancé con sumo cuidado por la superficie, estudiando el modo de llegar hasta la puerta de acceso que permitía mi salida de aquel lugar a pocos metros; el pie izquierdo se hundió un par de centímetros más, resquebrajando por completo mi equilibro. Caí al suelo, hundiéndome en aquella masa viscosa, no había nada a mi alrededor donde agarrarme a modo de palanca y recobrar mi postura.
   Desde mi posición supina solo podía observar en lo alto de las escaleras a mi parteneir nocturno, un saltamontes enorme, con pocas ganas de saltar, por lo que intuí de avanzada edad, mirándome desde su atalaya, cuestionándose mi presencia en aquel lugar.
   Intenté buscar una respuesta en sus ojos, él hacía lo mismo conmigo, fue en vano. Así estuvimos largo tiempo o quizás un par de minutos pero intensos, mirándonos sin saber muy bien que queríamos encontrar: yo desde el suelo pataleando y retorciéndome cual insecto atrapado en tela de araña y él desde su privilegiada posición.
   Ninguno cambiamos de postura, en su caso, mucho más cómoda que la mía, sin duda. Después de varios minutos comprendí la mirada del saltamontes, de alguna manera yo había sido atrapada por una sustancia gelatinosa, como le sucedió a él en mi dormitorio, bajo los efectos de un aromático aceite de rosas en el quemador, consiguiendo su pérdida de equilibrio y sucumbiendo de igual forma en un espacio sin consistencia; eso era lo que trataba de decirme mi compañero nocturno con sus ojos grandes y verdes.
   Tuvimos un momento de comprensión mutua, como si la comunicación hombre-animal no encontrase obstáculos... y todo ello a pesar de lo incómodo de mi posición.
   Una sonrisa invadió mi cara y unas patitas se frotaron con fruición en su caso. Nuestras miradas fluyeron al unisono....
   Algo me perturba, ¿quien me está agarrando por el brazo? ¿quien pronuncia mi nombre a voces? ¿por qué no me dejan en paz?
   Dirijo la mirada a mi compañero, el también parece sobresaltado, no comprende qué es lo que ocurre. Ahora me vuelvo hacia mi brazo ¿de quién es esa mano peluda? Subo la vista y me encuentro a mi otro compañero nocturno, agitándome con fuerza, diciéndome entre susurros: tranquila, amor, todo ha sido un sueño, ya ha pasado, no te preocupes. Algo molesta por la interrupción, pienso: ¿pero quién estaba preocupada? !Joder! es que una no puede ni soñar en paz.
   Y dándome media vuelta volví a coger la postura para perderme en los enormes ojos de mi saltamontes.

miércoles, 9 de febrero de 2011

DEFINICION

3

   Amigo es el que te pregunta cómo estás cuando te ve mal. 
   Amigo es el que te ofrece su hombro para pasar un duelo.
   Amigo es el que te da un abrazo cuando muere tu abuela y no se limita a un sms.
   Amigo es el que no se queda en lo anecdótico e indaga.
   Amigo es el que te da consejos, cuando los pides y cuando no.
   Amigo es el que a pesar de la distancia, te hace compañía.
   El amigo no es cobarde.

martes, 8 de febrero de 2011

miércoles, 2 de febrero de 2011

martes, 1 de febrero de 2011

EL RETORNO

0

    Soy madre de nuevo. Esta vez de dos quinceañeras alto tímidas, pero claro, sólo es el primer día, siempre ocurre lo mismo. Miran con curiosidad todo lo que está a su alcance, preguntan con mucha educación dónde está el baño. Y, como en otras ocasiones, el lenguaje nos pone una sonrisa. Esta vez ha sido al rellenar un cuestionario, en el que me preguntan los apellidos de la madre.... y yo pensando... pero ¿para que quieren saber cómo se apellida mi madre? hasta que me he dado cuenta, que la madre soy yo!  Me he empezado a reír, a intentarselo explicar en español-inglés-y muy poco francés y cuando se han dado cuenta, la risa ha sido generalizada.
    Me han traído este cofre, lleno de exquisiteces francesas. Y de momento, en el ranking de vecinas, soy la ganadora. Seguiremos informando.