miércoles, 20 de febrero de 2013

RESERVADO EL DERECHO DE ADMISION

1


   ¡No salgo de mi asombro!. Suena el timbre, abro la puerta y el cartero sin esperar a que le de los buenos días siquiera me dice:
-  ¡Esto no lo voy a consentir!
- ¿Perdón?, ¿algún problema?- digo con sorpresa.
-  Pero ¿usted ha visto su buzón?
- Si, claro. Lo pinté de rosa, pero vamos no creo que sea para ponerse así, sólo es una nota de color.- contesto jocosamente.
- Y ¿el cartel lo ha puesto usted?- 
- ¿Eh?¿Cartel?¿Qué cartel?-Y salgo disparada hacía la calle.

   Me quedé muda. Mi buzón había ejercido su derecho de admisión.


1 comentario:

  1. !Eso mismo voy a poner en mi buzón, que no deje cartas de bancos!!

    ResponderEliminar